Todos, en algún momento, hemos echado una timba con amigos o familiares donde vagamente entendíamos las reglas básicas del póquer. Nos las explicaban por encima y con eso nos apañábamos. Sin embargo, con la llegada de los casinos, cada vez son más las personas que se animan a sentarse en una mesa y jugar alguna que otra partida. Casas como Bet365, 888 o PokerStars ofrecen un enorme abanico de torneos en los que existe la posibilidad de que puedas hacerte con una buena suma de dinero.

Pero evidentemente, el primer paso lógico es entender todas las combinaciones de manos posibles que puedes llegar a formar con tus dos cartas y las cinco comunitarias. Las más comunes son muy conocidas, pero hay algunas otras que cuesta entender, sobre todo si te acabas de adentrar en el excitante mundo del póquer. Es cierto que todo casino cuenta con su propia guía de ayuda para novatos, pero siempre queda alguna que otra duda. Vamos a repasar una por una todas las variantes existentes de menor a mayor importancia.

Pareja

La pareja es la mano más baja que podemos llegar a alcanzar. Al mismo tiempo, es la más conocida por todos, así que simplemente la definiremos. Una pareja no es más que dos cartas con el mismo valor numérico. Por ejemplo, dos ochos o dos ases. Obviamente, la pareja de mayor número gana a la de menor valor. Un ejemplo más sería suponer que tu contrincante cuenta con una pareja de reyes y tú con una de seises. En ese caso, él resultaría vencedor. En total existen 13 pares distintos, uno por cada cifra de la baraja francesa. Recuerda que en casinos como Bet365 y en la inmensa mayoría se usa esta clase de baraja que consta de 52 naipes, 13 por cada palo.

Dobles parejas

Otra opción es formar no una, si no dos parejas. Cualquier doble pareja gana al instante a una simple, pero para ello obviamente necesitas cuatro cartas distintas. Las dobles parejas se forman uniendo dos parejas simples, como por ejemplo dos reyes y dos sietes. En el caso de que tanto tú como tu rival tengáis ambos dobles parejas, ganaría aquél que tenga la combinación más alta, contándose siempre la pareja más alta de las dos formadas.

Muchos usuarios inexpertos tienden a pensar que esta combinación es más poderosa que el trío (la mano que veremos a continuación), pero no es más que un error muy común y extendido que evidentemente desmentimos.

Trío

Hasta ahora, todas las variantes que hemos visto cuentan con un nombre bastante descriptivo y lo cierto es que no necesitan demasiada explicación, pero no siempre es así. Es normal ver como, sobre todo en casinos como Bet365 u otros similares, multitud de recién iniciados confunden el valor de las manos con la pérdida de dinero que ello conlleva.

Pero volviendo al meollo de la guía, toca abarcar el trío. A estas alturas ya te estarás imaginando en qué consiste, pero por si queda alguna duda vamos a explicarlo. Un trío es una combinación de tres cartas con un mismo valor numérico, es decir, tres doses, tres jotas, etc. Su potencial es mayor cuanto mayor sea la cifra utilizado. Por ejemplo, un trío de ases gana a uno de treses o de nueves. Recuerda que en el póquer el as es el naipe más valioso de todos. Por supuesto, cualquier trío gana a las dos combinaciones explicadas anteriormente, parejas y dobles parejas, sin importar el valor que tengan. Es decir, un trío de doses se impone por defecto a una pareja de ases y reyes aunque estas cuenten con mayor valor numérico.

Escalera

Ya entramos en terreno fangoso con manos más complejas de entender si no se lee con atención. Hasta el momento tan solo hemos utilizado alternativas de dos, tres y cuatro naipes, pero también es posible combinar cinco cartas distintas de formas diferentes. La primera que vamos a ver es la escalera, que consiste en enlazar cinco cartas de valores consecutivos sin importar su palo. La escalera más alta posible sería la formada por los naipes 10-J-Q-K-A, mientras que la más baja sería A-2-3-4-5.

Como habrás podido comprobar, el as tiene la particularidad de que se puede usar tanto en la parte baja como en la parte alta. En el caso de que dos personas tengan escalera, gana siempre aquella que acabe con un valor más alto. Es importante entender que el palo de las cartas (diamante, trébol, picas o corazones) es indiferente para este tipo de escalera, así como el color de las cartas. Muchos nuevos usuarios, especialmente en lugares como Bet365 o alguna otra donde la base de jugadores no es muy experimentada, se confunden mucho en este aspecto. Es algo que sin duda puedes aprovechar para ganar algunos euros.

Color

El color se define como la combinación de cinco cartas del mismo palo. En esta ocasión, el valor de las mismas no importa a menos que haya que comparar el resultado de dos contrincantes que tengan color. Si se da el caso, entonces se hará con la victoria aquél que tenga la carta más alta.

No hay que confundir el palo con el color de los naipes. Tal y como hemos dicho antes, existen cuatro palos distintos, pero solo dos colores: rojo y negro. Hay que tener mucho cuidado ya que las cartas han de ser del mismo palo, no color. Existen algunos casinos (como PokerStars o Bet365), donde en las opciones puedes poner la baraja para que cada palo tenga un color distinto (pasando a rojo, negro, azul y verde), pero esto no es posible en los casinos físicos.

Full House

Esta es, sin duda, una de las manos más complejas para aquellos que comienzan, pero en cuanto lo entiendes te das cuenta de que es realmente simple. El Full House no es más que la suma de una pareja y un trío, por lo que necesitarás cinco naipes distintos. Por ejemplo, un trío de cuatros y una pareja de jotas.

Lo más difícil de entender es quién gana en caso de que dos personas tengan esta mano ya que es algo lioso. Si esto ocurre, se lleva la jugada aquel que tenga el trío más alto. Pero también puede darse la situación de que ambas personas tengan el mismo trío, siendo entonces el ganador aquel con la pareja más alta. Fácil, ¿verdad?.

Poker

La mano que da el nombre a este fascinante juego de casino. Muchos piensan que es la combinación más poderosa de todas, pero no es así ya que aún hay una más que la puede batir. El poker es la evolución del trío donde, en vez de unirse tres cartas del mismo valor, se unen cuatro. Es indiferente el palo que tengan, pero es indispensable que tengan la misma cifra. El poker bate a todo lo que hemos descrito hasta ahora y en caso de que dos contendientes tengan cuatro cartas iguales, gana aquel que tenga la combinación con mayor cifra.

Escalera de color

También se le conoce como escalera real y es la mano invencible. Esta consiste, tal y como ocurre con la escalera normal, en la sucesión de cinco cartas consecutivas. Sin embargo, en esta ocasión todos los naipes deben ser del mismo palo. Obviamente, las posibilidades de obtener esta combinación es muy pequeña, pero si lo haces el 99,9% de las veces te llevarás el bote de esa jugada.

Sobra decir que para tener éxito en el póquer es necesario conocer mucho más que las manos posibles, pero por algo se ha de comenzar. Si tu intención es adentrarte en un casino para jugar por internet, nuestra recomendación es que comiences haciéndolo en uno cuya base de jugadores no sea demasiado experimentada. Esto es algo que se aprende con el tiempo y la experiencia, pero te podemos asegurar que el nivel de salas como PokerStars está muy por encima de Bet365, por poner un ejemplo.

El póquer es un juego fascinante donde la suerte, la probabilidad y las matemáticas van de la mano en todo momento. Además, es el único juego de casino donde no compites contra la banca, agregando el factor humano a la ecuación. Esto es muy importante, ya que a largo plazo los humanos fallamos en la toma de decisiones y si aciertas más que tu rival, ganarás dinero.